entrevista-a-rosa-regasfirma.jpgP.

P.- ¿Cómo está hoy en día la cultura en España?

R.- Gracias a Carmen Calvo, como nunca. Recordemos el logro del Archivo de la Guerra Civil, por ejemplo. Y Mercedes Cabrera, con sus esfuerzos por impartir Educación para la Ciudadanía, esa gran asignatura. Ahora con César Antonio Molina seguirá el camino ascendente. También la Memoria Histórica se impone, es de justicia tras décadas de olvido para la izquierda y su enorme aportación al bienestar y la cultura mundial.

P.- ¿Aumentan las visitas a la Biblioteca Nacional?

R.- Sí, gracias a mi aportación en este tiempo. Y lo que avanzarán pronto. Ya he ordenado que ciertos libros queden relegados al almacén y otros quizá sirvan para encender la calefacción, como los de escritores de derechas. La tendencia es dejar sólo las obras de grandes comunistas y socialistas a disposición del público; lás demás, sólo se podrán ver tras el pago de un impuesto revolucionario y ficha policial del lector.

P.- ¿Usted lee la prensa?

R.- Nunca. Tampoco veo la televisión ni escucho la radio por los mismos motivos; la información está manipulada por la oposición a este Gobierno, toda sin excepción. Celebro que cada vez se vendan menos periódicos. Zapatero y Carrillo salen mucho menos de lo que deberían en las portadas; Lenin y Stalin están olvidados; Llamazares, Carod y demás líderes muy poco también. Es una vergüenza. Debería haber un solo diario con todas las lenguas cooficiales a la vez y controlado por La Moncloa. Por supuesto, en las naciones de lo que antes se llamaba… España… tendrían los suyos propios.

P.- ¿Cree entonces que no se informa lo suficiente?

R. Por sus posiciones favorables a la oposición, los medios de comunicación no transmiten bien a la sociedad los grandes avances sociales impulsados desde el Gobierno socialista. Se venden mal porque la prensa no es del Gobierno, todos van a favor de la oposición, como El País, la SER, El Plural, Los Genoveses, Gara, La Vanguardia, el ABC, Punto Radio, Avui y otros que apenas tienen lectores u oyentes y que omito por su escaso interés. Hace dos meses que no leo la prensa, ni veo la tele, ni escucho la radio. Porque me inquieta tanto la crispación que no me deja trabajar. Sé a quien voto, ya sé los insultos y las mentiras por donde van, y no soy masoquista ni sectaria.

P.- ¿Debería entonces haber, como dijo antes, una supervisión, control y censura por parte del Gobierno?

R.- Por supuesto, como en esas grandes democracias de Cuba, Venezuela, China, Corea del Norte, Bolivia, Marruecos y tantas otras. El límite a la libertad de prensa debería estar también en el insulto, en meterse en la vida privada de la gente. Eso debería estar prohibido, es una obscenidad. Es deleznable. El insulto sistemático y manipulado, al que nuestra sociedad es tan aficionada, sin tener pruebas, debería estar perseguido por ley.

P.- Entonces, ¿no se reconocen los valores de la izquierda en nuestra sociedad, según sus palabras?

R.- La Ley de la Memoria Histórica es un proyecto encaminado a tal fin, que todavía no está aprobado y hay que intervenir en muchos aspectos. Personalmente, creo que tendrá que haber un reconocimiento general a quienes defendieron la democracia y el gobierno de la República. Hasta que no nos demos cuenta de que el régimen de Franco fue dictatorial y se cargó la democracia en España, no sabremos quiénes somos porque no reconoceremos quiénes fuimos. La República puso como prioridad la cultura, como transmisión de conocimiento y como creación de criterio en la gente. Fue algo impresionante. Retiró a los maestros para darles cursos de preparación. El presidente de la Generalitat de Cataluña dijo una frase inolvidable: ‘los maestros, los primeros ciudadanos de la República’. Debería estar grabado a fuego en todas las escuelas y para eso está Educación para la Ciudadanía. El PP quiere anular la asignatura porque no quiere ciudadanos, sólo quiere clientes. Pero el que es solamente cliente no puede ser ciudadano porque el ciudadano es una persona que tiene criterio, que piensa. El cliente está abocado únicamente a la compra. Ellos quieren súbditos.

P.- Y por último, ¿cuánto hace que no va al otorrino, al oftálmólogo y al psiquiatra?

R.- Celebro que me haga esta pregunta, pues cada vez oigo y veo peor, además de tener los nervios de punta. Quizá por las horas que dedico a revisar los libros, tachando aquí y allá en los archivos. Desde que el PP ya no se encarga de la Sanidad puedo fiarme de los médicos otra vez, sobre todo los particulares, pues la Seguridad Social es para otra clase de gente y está muy derechizada.

Gracias Doña Rosa. Es todo lo que queríamos saber.

 

http://blogs.periodistadigital.com/24por7.php/2007/08/07/regas_bibliopteca_prensa_periodita_4567

http://www.abc.es/20070806/cultura-cultura/rosa-regas-alegra-espana_200708061610.html