Rosa Aguilar, alcaldesa de Córdoba, la bella ciudad del Guadalquivir. Esa alcaldesa conocida popularmente en su ciudad como LA LIVIANA, ha decidido subirse de forma absolutamente desproporcionada el sueldo.
Rosa, esa Rosa comunista llena de espinas que está llevando las arcas municipales a la más absoluta de las ruínas, esa Rosa que tiene contratada personal del hogar a la que mal paga y sin dar de alta en la SS.
Ay Rosita que vas de progreta comegrietas, a ver si tan progre, tal solidaria y tan libertaria eres, deja ya de subirte el sueldo, un sueldo que no te mereces porque la ciudad, Córdoba, la bella Córdoba está peor que nunca.


Y a continuación un ecléctico vídeo donde vemos como a LA LIVIANA la quiere su ciudad….