6 de Mayo de 2.007. Comienza una nueva etapa para Francia y para toda Europa. La derecha ha ganado las elecciones, Nicolás Sarkozy será el próximo presidente de los franceses.
Esta es, a priori, una gran noticia para todo el mundo. Por fin se ve en el horizonte una salida de Francia del Comunismo Burgués al que ha sido sometida durante décadas con gobiernos socialistas y presuntamente de derechas. El fin del Mayo del 68, que tanto daño ha hecho a tantas y tantas generaciones de franceses y demás europeos.
Nuestra felicitación a los franceses y les deseamos todo lo mejor.
La perdedora, la socialista Segolène Royal, la apodada genuinamente, por el rojerío de los medios de comunicación, como La Zapatera. La demagoga candidata de la izquierda ha perdido las elecciones de modo aplastante, a pesar de contar con el apoyo de su partido, los antisistema de Bové, los comunistas, los ultraderechistas de Le Pen, los supuestamente centristas de Bayrou. Todos contra los liberales de Sarkozy han recibido una derrota absolutamente aplastante y sin paliativos y que llevará al país galo a una nueva etapa de libertad.
En España, a Chirac, Schroeder, Kerry,….; a nadie que conozca el Gafe Zapateril le ha extrañado la derrota de Segolène Royal, no en vano el apoyo incondicional de zETApé causa estragos en el destinatario.


Esto ya sucedió en el pasado, esta imagen de zETApé con Chirac y Schroëder dejó claro lo que sucedió con el Referendum sobre la constitución francesa en el país galo.


La pobre Segolène habla pestes del Presidente por Accidente Expañol, continuamente masculla Monsieur zETApé vous êtes un cochon très Gafé, para luego irse a llorar en las esquinas. La pobre Segolène se ha quedado con el culo al aire…

Y no sólo se ha quedado ella con el culo al aire. Todo el progresismo francés, con su marido y secretario general del PSF han quedado tirados por el suelo tras el gafismo del ZoPenco. El mismo François Hollande, siempre un cero a la izquierda de su mujer queda como un auténtico perrito faldero domesticado que no pisará el Elyseo ni como Perrito Presidente Consorte.

Los franceses no quieren monarquías ni glamurosas, ni parásitas ni ficticias. Viva la República. Algo bueno tenían que tener esos gabachos.
Ya sólo nos queda saber a qué se va a dedicar el comunista burgués disfrazado de liberal que hasta ahora vivía en el Elíseo