Un presidente del Gobierno de España ha reconocido por primera vez, de facto, la soberanía marroquí sobre las aguas del banco pesquero canario-sahariano. Ha ocurrido este sábado, en Tenerife, cuando José Luis Rodríguez Zapatero celebró que, gracias al entendimiento de su Gobierno con el régimen de Mohamed VI, “los barcos de pesca ya pueden salir de los puertos de Cádiz y de Canarias y poner rumbo a los caladeros marroquíes”, refiriéndose al banco pesquero canario-sahariano. No fue un lapsus, ya que el presidente subrayó la condición “marroquí” de esas aguas cuando un asistente al mitin celebrado en el auditorio de Santa Cruz protestó, airado, gritando: “¡Del Sáhara, son del Sáhara!”. El presidente enmudeció durante un segundo, al darse cuenta de la protesta, pero, sin dudarlo, se reafirmó: “Sí, los barcos canarios ya pueden volver a salir de pesca hacia los caladeros marroquíes”. Se trata de un gesto sin precedentes, que confirma el apoyo unilateral del Gobierno del PSOE al nuevo plan de Rabat para anexionarse definitivamente el Sáhara Occidental.