Fernando Sánchez Dragó, el viejo caimán y sabio periodista, filósofo y librepensador, el pasado lunes 19 abrió su ‘Diario de la Noche’ pidiendo perdón por llamar sucios a los madrileños. Este solero presentador, especial y original y que se jacta de tener 3 cojones, tuvo una actitud modesta y conciliadora, lejos de su graciosa prepotencia; se puso unas orejas de burro y humildemente pidió disculpas.

 

Image Hosted by ImageShack.us

Hasta ahí todo bien. No dejó de ser una anécdota con la que Dragó ha conseguido llamar la atención, una vez más, y nuevamente elevar la audiencia de su estupendo Telediadio de Autor.
Lo que ha sido toda una novedad es que la sectaria, recalcitrante y asquerosa Telebasura de nuestro país, esos asnos degenerados, esos acémilas incultos y emetizadores que han convertido la televisión en una cloaca degradada y degradante deberían seguir su camino.
Los Wyoming, Vázquez, Hache, Buenafuente, Izaguirre, Milá, etc, podrían hacer voto de penitencia y pedir perdón a todos los españoles, perdón por toda la basura que emiten cada día por la caja tonta, perdón por su sectarismo y también se han puesto las orejas de burro como penitencia. Increíble la humildad que han demostrado. Aquí os mostramos las maravillosas fotos de los escombradores pidiendo perdón:

Image Hosted by ImageShack.us

 

Image Hosted by ImageShack.us

¿LLegará algún día a pedir perdón por toda la mierda que mana de su programa el radical naZionalsocialista Malafuente?.

Image Hosted by ImageShack.us

Buenafuente, cuyo apellido denota abolengo catalanista, un pedigrí naZionalista sin igual y que se ha puesto las orejas de burro mejor que nadie. Andréu Malafuente pichilín, también conocido como culosucio, ese que cuando va a la playa acaba con las existencias de Primperán en las farmacias próximas merece nuestro desprecio…… Malafuente, lo siento pero no volveré a ver tu telebasura, por muchas orejas de burra que te pongas…. Ahhhh, y Carolina te dió la patada por bobo, sectario, fofo y naZionalista??? Pues me alegro…. Aunque posiblemente también le debías dar mucho asco a la Divina Carolina, como a la mayoría de los españoles.