El Gobierno prepara una reforma de la LSSI, el Proyecto de Ley Mordaza, con la que un órgano competente podrá cerrar páginas web, sin necesidad de una orden judicial, vulnerando el artículo 18 de la Constitución Española (Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial).