Es bien sabido que los musulmanes fundamentalistas (terroristas en potencia), se oponen al consumo de alcohol y consideran pecado capital el ver a una mujer desnuda que no sea la suya.

Por esta razón, apelamos para que el próximo viernes, a las doce horas, todas las mujeres corran por sus oficinas desnudas (en bancos, oficinas públicas, empresas privadas, comercios, etc.) y que todos los hombres corran detrás de ellas con una cerveza en la mano.

Esto nos ayudará a detectar a los terroristas que existen entre nosotros a fin de capturarlos y deportarlos. Aquellos hombres que pusieran cara de asco, deberán ser apresados de inmediato; después ya nos encargaremos de hacer los análisis para separar a los maricones de los verdaderos terroristas. El mundo libre y democrático agradece estos esfuerzos en la lucha contra el terrorismo.


Ben Laden torres gemelas

zapater cortito